miércoles, 21 de noviembre de 2012

3. Y... ¡¡ACCIÓN!!



El lunes es un día que cuenta con pocas simpatías, especialmente si se apellida "por la mañana". Los domingos por la tarde sufren de la proximidad de tan mal reputado vecino y se pueden convertir en un marasmo neuronal de cenas poco ingeniosas y televisión narcotizante. No tiene por qué ser así, diantres! Apenas he pasado cuatro domingos en Montevideo y ya les he tomado cariño. Pongamos el último de ellos como ejemplo.

La fiesta del sábado no fue merecedora de tal nombre pero salió barata, así que el domingo se presentó madrugador, soleado y con unos pesos extra. Practiqué mis abluciones diarias me desayuné un café y unas tostadas con dulce de leche, leí la prensa en Internet y como mis compañeros de piso seguían durmiendo, salí hacia la feria de Tristán yo solito con mis ilusiones. La Avenida 18 de julio y la calle Tristán Narvaja se cruzan a unos veinte minutos de paseo desde mi casa. Es la zona donde se concentran la mayoría de las universidades de la capital y por lo tanto el ambiente suele ser juvenil y activo culturalmente. Hay bares con música en vivo, asociaciones culturales y librerías, vamos, que ya sabéis por donde encontrarme. La feria se suma a esta oferta los domingos por la mañana Se trata de un mercado al aire libre que ocupa un área importante del centro con puestos que venden fruta, libros, embutidos, vinilos, pasta fresca, muebles usados, ropa, antigüedades, objetos robados... Algunos parece que acudan más para pasear que para comprar nada, se toma mate y se saluda a los amigos que se van encontrando Hay un ambiente de hormiguero difícil de encontrar en esta ciudad y supongo que ahí reside parte de su atractivo. Justo cuando llego a la entrada del mercado me encuentro con un concierto de tango. Al poco la banda me hace recordar que la música se puede llevar en la sangre pero que también hay que ensayar. Me adentro en el mercado, compro Marlboro argentino de contrabando y encuentro una versión de Sexus de Henry Miller por 20 pesos. Ya lo he leído y de hecho formaba parte de la biblioteca que abandoné en Barcelona, pero por menos de un euro es difícil resistirse. Para celebrar el acontecimiento me acerco al bar "El verde" donde Los Championes tocan tangos a dúo y sí, estos ensayan. El repertorio tiende a lo clásico y lo tocan con la desenvoltura y el humor de quien los ha practicado más veces en el bar que en casa. Es lo más parecido al aperitivo que se puede hacer por estos lares, así que me pido una cerveza y los escucho desde una mesita en la acera. El concierto se acaba antes que la cerveza, lo que no es de extrañar habida cuenta que aquí en Uruguay lo normal es que las pongan de a litro. Emprendo la retirada entre los puesto a medio recoger.

A media tarde tuvimos reunión de producción de los spots televisivos contra la violencia de género que íbamos a grabar al día siguiente. Se trata de una campaña para la televisión pública dirigida al sector masculino y el eslogan principal es algo así como "Sé hombre, hacéte cargo". A mi me toca actuar el papel de un maltratador que en un momento de epifanía descubre por sí mismo que zurrar la badana a la parienta está feo. El equipo está compuesto por gente joven y la reunión, aunque poco productiva, es divertida y se ameniza con mate y pastitas. Se levanta la sesión al cabo de un par de horas y me voy ver las cuerdas de candombe, mi  otra actividad dominguera favorita.

El candombe  es una música africana de tambores que se toca tradicionalmente en carnaval. Suele ser un grupo de hasta cincuenta tambores de diferentes tamaños y funciones. La costumbre es que vayan caminando y bailando por las calles con el paso cortito del esclavo que tiene los pies atados, de ahí el nombre de "cuerda de candombe". Los domingos salen a practicar por las calles de los barrios Palermo y Sur y muchos se animan a seguir estas cuerdas en su paseo-baile. Cada grupo tiene la sede en algún local del barrio. Allí se preparan para salir encendiendo una hoguera en la calle. Alrededor del fuego se colocan los tambores con el parche mirando al fuego. Imagino que es para que el calor seque el cuero, éste se contraiga y el tambor  quede afinado. Se empiezan a escuchar los primeros sonidos, en desorden, como una orquesta que afina. Conforme más instrumentos quedan listos más alto es el volumen y la confusión. Finalmente, el director lanza un grito y tras un segundo de silencio los tambores descargan al unísono. Se me pone la piel de gallina solo de acordarme. El ritmo es denso y te golpea en el pecho. La gente empieza a bailar y un tipo que hace filigranas con una bandera de varios metros de altura guía a la comparsa, que empieza a caminar por las calles de Montevideo. Al cabo de media hora se detienen a hacer un descanso y yo me voy a casa porque al día siguiente tenemos rodaje y no quiero salir muy ojeroso en cámara, que me conozco.

El lunes me levanté algo nervioso. Hacía tiempo que no hacía de actor y aunque los chicos de producción eran gente afable, todavía no había mucha confianza. Afortunadamente Eloiza y James estaban conmigo y a media mañana nos fuimos al estudio que tienen en la universidad privada de comunicación. Es un edificio remodelado. Tiene una parte moderna donde está secretaría, la cafetería y una zona de esparcimiento con mesa de ping-pong incluida donde los estudiantes más pijos y más artistas del país se sientan con sus macs a molarse entre ellos. La parte de las aulas es la parte antigua y me recordó a cualquier colegio de curas de los que he visitado. Especial escalofrío me produjo el ver crucifijos por todas partes. Finalmente llegamos al set de rodaje donde ya nos estaban esperando. Eramos tres actores en total: Eloiza bailaba en uno de los spots, Florencia Colucci haría de pareja en otros dos y yo haría de maltratador arrepentido en los tres. Yo iba a actuar solo en dos pero en el último momento James declinó la oferta porque le había tocado uno cuyo guión no le inspiraba mucho. Mis nervios se incrementaron  por la pareja que me había tocado. Florencia es la protagonista de la película más exitosa del cine uruguayo de los últimos años, La casa muda. No puedo opinar sobre la película porque es de mucho miedo y no me he animado a verla, pero se ha llevado multitud de premios a nivel internacional.

Lo que más trabajo me costó fue una escena en la que tengo que gritarle a la cámara con todo el odio y desprecio del que fuera capaz, con lo tranquilito que yo soy.  Obviamente no había texto en el guión, porque no tendría mucho sentido sacar a un 'gashego' puteando. Al final me relajé para poder estar cabreadísimo con naturalidad y todo salió como tenía que salir. No sé si lo pasarán por la tele pública, pero con lo pequeño que es ésto, me van a mirar por la calle como si fuera un cabrón desalmado... Después de ocho horas de trabajo no remunerado volvimos a casa contentos y muertos de hambre. Nos regalamos un buen trozo de vaca muerta y dimos por terminado un lunes de lo más entretenido.

Por lo demás todo bien. Extrañando pero contento. Ya me voy haciendo al ritmo pausado de la ciudad y sus habitantes. Voy construyendo rutinas y círculo social. Las fechas me siguen pareciendo extrañas cuando los adornos navideños empiezan a asomar y sin embargo la temperatura sigue subiendo. Sobre todo estoy contento y emocionado por el reto y la vivencia. Pronto contaré más batallitas y aunque prometí fotos, ya me han pedido en un par de ocasiones que no lo haga, que prefieren ver la ciudad a través de mis ojos. Ya me lo voy pensando. Besos, abrazos y mimos a discreción!

Víctor

  

8 comentarios:

  1. Jajajaja, muy bueno, te han hablado de las Llamadas? Ya que estas tan cerquita no te vayas a perder semejante espectaculo. Si quieres en el blog explico un poco como están organizadas las comparsas en el desfile y que significa cada personaje.

    Así que eres actor? Tristan Narvaja está muy bien, pero si quieres encontrar buenas cosas mejor ve al de Piedras Blancas, eso si, está mas bravo por el rastrillaje.

    Un saludo paisano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, si me contaron lo de las llamadas y si que leí tu entrada sobre las comparsas. Insisto, me leí tu blog entero y lo voy repasando ahora porque se lee muy distinto desde aquí que cuando no había pisado suelo uruguayo.

      Soy actor aficionado, he hecho algunas cosillas, en realidad soy más músico. Por supuesto que ninguna de las dos cosas me ha dado para pagar un solo alquiler en mi vida y siempre he tenido otro trabajo. En cuanto monte una banda por aquí ya avisaré si hay conciertos :-)

      Me apunto lo de Piedras Blancas, que todavía tengo que comprar algunas cosas 'pal ajuar'. A ver si el domingo me animo.


      Un saludo!

      Eliminar
  2. Pues si Andaluz, me parece que tu compatriota tiene la vena artística bien prendida, creo que entre tu blog y el del saldría una linda guía de viaje/emigración a Uruguay XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, a mi me sirvió mucho la del Andaluz. Me temo que la mía es menos práctica y más egocéntrica... es lo que tienen los artistas :-)

      Eliminar
  3. Genial articulo... con tu pluma caratcterística
    En cuanto salga el video del spot nos lo mandas, va? pa verte cabreado.

    un petón de esos
    Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas


    1. Gran gañanazo y mejor persona. Ya están pasando los spots por la tele y están en youtube. Los pondré en el siguiente post, pero si les quieres ir echando un vistazo...

      http://www.youtube.com/watch?v=J46reJkPvV4

      http://www.youtube.com/watch?v=X3Tuj5oRBlw

      http://www.youtube.com/watch?v=QPBzB_uRHnE

      Besos de esos!

      Eliminar
  4. Tete no envejeces!!!!!!!!
    Estás igual que cuando me fuy de barna... guapo pero con ese aire de maneras!!!! ja ja ja
    Me tienen pillado tus escritos. Y los anuncios me han recordado a cualquier actividad sorpresa que nos ocurrían el la capi!!!!
    Tete un abrazo desde la tranquilidad rural y esperaré otro capítulo con impaciencia.... uno que se acuerda de ti!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tetón!! Gracias por los piropos. Ya sabes que me apunto a un bombardeo y digo que sí a todo aunque luego pase nervios, pero qué diantres! ya va uno teniendo tablas en muchas cosas y no hay que amilanarse.

      Ya me dijo mi madre que pasaste a por tus cosas, lástima que no pudiéramos coincidir.

      Todos lo besos y abrazos desde la República Occidental de Uruguay.

      y recuerda:
      http://www.youtube.com/watch?v=ShZGIqhUqNU

      Eliminar